Aunque dice que vende artesanías en un puesto perdido del altiplano, Iris Rojas no es lo que parece: no es la favorita del Sr. Espina y de todos los militares del pueblo. No es la odiosa funcionaria del Centro de Madres. No es una fanática de las canciones de caballos chilenos. No nos cuenta cómo la férrea autoridad castrense salvó La Oficina del cáncer marxista. No es la que viene a reemplazar a la Srta. Gertru si al Jefecito Ito Ito Ito le gusta. Pero, sobre todo, no es la mujer enamorada –como último recurso– de quienes juegan con ella mientras la someten a brutales torturas.

 

La amante fascista, de Alejandro Moreno Jashés, obtuvo el primer premio de la XIV Muestra de Dramaturgia Nacional del Consejo de las Artes y la Cultura de Chile en 2010. Fue estrenado en Santiago de Chile durante septiembre de 2011 en el Teatro de la Palabra, con la dirección de Víctor Carrasco, la asistencia de dirección de Andrés Reyes, las actuaciones de Paulina Urrutia, Juan Pablo Rahal y Horacio Valdés, la dirección de arte e iluminación de Fernando Briones y la producción de video de Rodrigo Susarte.

Esta edición de La amante fascista incluye un epílogo de Diamela Eltit.