El vivero y el inventario ofrece una panorámica a toda la obra narrativa de Guadalupe Santa Cruz. Desde Salir (1989) hasta la póstuma Esta parcela (2015), están aquí sus ocho novelas, además de dos relatos por primera vez publicados.

Esta antología corre tanto riesgo como el que asumió la escritura de Santa Cruz contra la operación mercantil chilena que intenta hacer del lenguaje algo eficiente, determinado y concreto. Santa Cruz, mujer capitalina, inmigrante, exiliada y retornada, inventarió una literatura contra ese poder.

La intensidad de sus jardines y cartografías, de sus oficios, de sus viajes y de sus amistades, sin embargo, se graba vitalmente en su narrativa. Estas páginas son un acontecimiento que pone en jaque la escritura misma, gracias a su desasosiego y a su deseo.